Cuenca Cauca Hidroituango

Cuenca Cauca Hidroituango

Me pongo los zapatos de una de las mujeres cabeza de familia que ha perdido un ser querido en el conflicto que reina en la región dónde se construye la represa hidroeléctrica Pescadero Ituango. Es en el cañón del río Cauca o Bredunco (en la lengua del pueblo nutabe), donde se anuncia la inminente inundación y la transformación de la vida en esta geografía escarpada de la cordillera Central.

Este cañón rocoso, con paredes de hasta 90 grados, conforma abismos que protegen el bosque seco y el río que baja a alta velocidad. El Cauca serpentea por entre faldas y pliegues, recorriendo varios municipios antioqueños. De una manera u otra, más de 180.000 habitantes campesinos, barequeros, pescadores, transhumantes del cañón,  viven hoy con desasosiego, por la puesta en marcha de la represa, prevista para la Navidad  del año 2018.

Los desalojos de familias campesinas de barequeros y pescadores son hoy una fuente de preocupación. Ya se llevó a cabo uno en 2015, que afectó a más de 500 familias, en la playa La Arenera, donde se pasaron por alto los derechos de las víctimas del conflicto y los lineamientos de derechos humanos de las Naciones Unidas.  En febrero de 2018 vuelven las agresiones del Esmad para producir más miedo y desplazamiento. Esta situación recuerda el término de ‘hidrocausto‘, como lo plantea el profesor y diputado español Pedro Arrojo, quien acuña este concepto en la Nueva Cultura del Agua.  Aplica como anillo al dedo al conflicto socioambiental de los “cañoneros” del río Cauca.

Para los grandes accionistas que financian la represa, Hidroituango será la generadora más grande del país y una comercializadora de energía altamente competitiva en el mercado nacional e internacional. Sin embargo, para el Movimiento Ríos Vivos, que agrupa a 15 organizaciones sociales que se oponen a los efectos de la megaobra, los impactos se evidencian en su vida cotidiana, desde 1997, cuando se inició la Asociación Pescadero Ituango.   Desde aquel entonces ya acechaban las amenazas. Hoy en el área de influencia del cañón, están presentes los grupos armados del ELN, disidencias de las Farc, paramilitares Autodefensas Gaitanistas de Colombia AGC, Esmad, narcos del Clan del Golfo, Ejército, gamonales y malandrines del oro, unos y otros al acecho de oportunidades ante el revuelo causado por las organizaciones sociales por la construcción de la represa.

El clamor de las gentes que habitan este territorio está fundamentado en mil razones. (2) Entre esas, la ausencia de  planes de reubicación, la falta de claridad en el plan de manejo ambiental pre y post inundación del embalse, en la corrupción y amenaza ante cualquier denuncia ante la Fiscalía. Nadie confía en nadie. Cuentan que la represa también cala hondo en los corazones heridos por la guerra, en la búsqueda de familiares desaparecidos. Muchos quedarán enterrados en el fondo del lago. Otros ya fueron enterrados y adoptados por deudos anónimos que encontraron los cadáveres flotando en el río Cauca. Las fotografías de Juan Manuel Echavarría sobre los ‘NN‘ encontrados en las playas del cañón, dan buena cuenta del drama de tantos desaparecidos, que aún son buscados por sus familiares.

El conflicto socioambiental suscitado en Hidroituango, como en otras represas en Antioquia, es el resultado de una política minero-energética impulsada por el Estado y avalada por ex gobernadores amigos de las represas, las grandes propiedades y poseedores de una “exaltada” visión del desarrollo. Está visión ya cumplió su ciclo, con tanta sangre derramada. A estos pueblos también llegan aguas residuales contaminantes de las obras de la represa, de los cultivos de coca y de la minería ilegal, afectando ciénagas y afluentes del río Cauca. El Movimiento Ríos Vivos tiene la valentía de levantar la voz y defender los recursos naturales en medio de este panorama donde parece que no hubiera vuelta atrás.

Podríamos evitar más ‘Hidrocaustos‘, desalojos, deforestación y tristeza de madres que enfrentan los efectos de la narcoeconomía en sus propios hogares, si enfrentáramos el toro por los cuernos: ese es el desafío de las próximas elecciones, votando con conciencia.

Ver artículo completo en: Semana: Cuenca Cauca, Margarita Pacheco.

10 Shares
Comments are closed.